MURILLO ACEPTA DEJAR SU CARGO Y ESPERA NOTIFICACIÓN DE ASAMBLEA

Redacción-Agencias

La destitución de Arturo Murillo, el “hombre fuerte” del Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, es un hecho y él está de acuerdo, pero aún no. Según explicó en una entrevista radial, espera la notificación por parte de la Asamblea Legislativa para dejar su cargo, mientras tanto, continuará cumpliendo con sus funciones como ministro de Gobierno.

Murillo fue censurado, con los dos tercios del Movimiento Al Socialismo (MAS), por no asistir a la interpelación de los legisladores por la compra de gases lacrimógenos con presunto sobreprecio, pese a que argumentó que se encontraba en una reunión con observadores internacionales. A esa sesión también debía presentarse el ministro de Educación, Culturas y Turismo, Víctor Hugo Cárdenas, pero no lo hizo y también fue censurado.

“El momento que la Asamblea ya haya notificado al Ejecutivo, entonces en ese momento queda vigente mi suspensión, mientras tanto puedo seguir trabajando. Hasta el momento no han notificado mi suspensión, no sé por qué no lo harán, cuando lo hagan yo cumpliré y acataré”, indicó en radio Panamericana.

LA LEY

La presidenta del Senado, Eva Copa, citada por ERBOL, le pidió a Áñez que aplique la Constitución Política del Estado (CPE) y le recordó que siendo abogada solo debe aplicar la ley, caso contrario estaría incurriendo en incumplimiento de deberes.

Tras su censura, el miércoles, Murillo señaló que la Asamblea no tiene autoridad moral para llamar a ningún funcionario hasta que no pida perdón al pueblo boliviano por el fraude que hizo el MAS. Ayer reiteró su posición y recordó que se protegió a “violadores y golpeadores de sus esposas”.

Copa respondió a Murillo que, a diferencia de él, los asambleístas fueron elegidos por el pueblo boliviano. Acusó, además, al Gobierno de querer perpetuarse en el poder a la fuerza.

La CPE, en el artículo 158 parágrafo 18, señala que una de las atribuciones de la Asamblea “interpelar, a iniciativa de cualquier asambleísta, a las ministras o los ministros de Estado, individual o colectivamente, y acordar la censura por dos tercios de los miembros de la Asamblea. La interpelación podrá ser promovida por cualquiera de las Cámaras. La censura implicará la destitución de la ministra o del ministro”.

EDUCACIÓN

A través de su cuenta de Twitter, el ministro Cárdenas reaccionó a su censura por parte de la Asamblea que lo citó para interpelarlo por la clausura del año escolar. La autoridad observó que la fecha haya sido fijada “a propósito” el día en que no era posible que se presenten.  

“Cada semana respondemos a la ALP decenas de informes de petición escrita sobre educación. Tienen toda la información documentada. Hemos pedido otra fecha y sin razón nos rechazan. ¡Juego mezquino de poder!”, escribió.

En la gestión de Áñez son tres ministros interpelados por la Asamblea y censurados. El primero fue el titular de Defensa, Fernando López, quien fue destituido y restituido en su cargo a las pocas horas, lo que generó fricciones entre los dos poderes del Estado.